Simpatizaban por Hitler, pero la marihuana las hizo cambiar de opinión

"Eramos adolescentes nazis... hasta que descubrimos el porro", dijo una de las gemelas. Tenían 13 años y usaban remeras con la cara del Fhürer, pero ahora piensan en verde.

Blancas, rubias, de ojos celestes y descendientes de alemanes. El dato podría ser uno más entre las incontables inmigraciones americanas, pero en este caso no lo es. Las gemelas Lynx y Lamb Gaede, poseedoras de esas características y con sólo 13 años, utilizaban remeras con la cara sonriente de Hitler estampada y cantaban canciones sobre la supremacía aria.

En 2005 formaron la banda 'Prussian Blue', nombrada así por un producto utilizado en el gas venenoso que usaron los nazis para matar Judíos.

Educadas por su madre y su abuelo, las pequeñas eran vitoreadas en el escenario por sus fanáticos de extrema derecha al sonido de "Aryan Man Awake" (el hombre ario despierta).

Sin embargo, siete años después, ya lejos de la mala influencia de su progenitora, algo comenzó a cambiar.

Con 20 años, las Gaede mudaron radicalmente su estilo de vida y en esta "iluminación" mucho tuvo que ver la marihuana, según cuentan ellas mismas.

"Mi hermana y yo somos bastante liberales ahora", asegura Lamb."Eramos muy pequeñas. Personalmente, ¡adoro la diversidad! Creo que es asombroso y me da orgullo por la humanidad, que haya tantos lugares y personas."

Lynx, pintora y restauradora de muebles, agrega que cuando se mudaron a Montana en la escuela pública eran apartadas debido a sus creencias y que "pasábamos la mayor parte del tiempo jugando en el monte con las cabras. Por eso, debo decirlo, la marihuana me salvó la vida. Ahora sería sorda si no la hubiese probado; además reavivó mis impulsos creativos canalizados en la música."

No obstante el cambio de sentimientos de las gemelas, su madre aún sigue pensando como siempre. Ahora se encuentra intentando crear una comunidad blanca llamada "Pequeña Europa Pionera", y asegura que sus hijas están en una fase de la adolescencia y que pronto volverán a sus raíces nazis.

Por lo pronto, a las chicas les interesa otro tipo de planta...

(ElDía)