21Diciembre2014

Conducida por un argentino desde la NASA, Curiosity descendió en Marte

La sonda de la agencia espacial estadounidense "amartizó" ayer a las 2:32 (hora argentina), tras una maniobra crítica de siete minutos, en la que fue crucial la participación del ingeniero Miguel San Martín. Felicitaciones de Obama.

Bienvenidos a Marte", saludó el director del centro responsable de la misión del Curiosity, Charles Elachi. El robot de la NASA protagonizó ayer una hazaña sin precedentes en la historia de la exploración planetaria. A las 2:32 tocó el suelo del planeta rojo, superando la arriesgada maniobra de descenso, cuyo papel protagónico jugó el ingeniero argentino Miguel San Martín (ver aparte).

Pocos minutos después llegaron las primeras imágenes al centro de control en el Jet Propulsion Laboratory (JPL) en California. En blanco y negro y de escasa calidad, pero fueron la gloria e hicieron estallar de júbilo a decenas de ingenieros y científicos de la misión, que abrieron aplausos y se expresaron con lágrimas, abrazos y euforia generalizada. "Los siete minutos de terror se han convertido en los siete minutos de triunfo", dijo el director científico de la NASA, John Grundsfeld, refiriéndose a los siete minutos más críticos del amartizaje.

Entonces llegó el mensaje de felicitación de parte del presidente de los Estados Unidos Barack Obama a través de su asesor científico John Holdren, presente junto al director de la NASA, Charles Bolden. Mediante las imágenes que transmitió la estación aérea pudo contagiarse la alegría, y el ambiente festivo que reinó en el JPL demuestran el éxito científico y técnico de Estados Unidos, pero también su trascendencia política.

"Esta noche han hecho historia los Estados Unidos de América", decía el mensaje de Obama. También felicitó "a todos los hombres y mujeres de la NASA que han hecho posible este logro".

Las primeras imágenes que envió el Curiosity son en blanco y negro, tomadas con una cámara gran angular, y se aprecia en ellas perfectamente el horizonte de Marte en el cráter Gale, en un entorno rocoso, lugar adonde llegó el robot, e incluso su perfil o una de sus ruedas, en otra de las imágenes. El vehículo tiene que desplegar sus equipos antes de enviar buenas fotografías en color, lo que puede tardar varios días. Además, los técnicos ya han avisado que, al ser una nave muy compleja, pasarán semanas antes de que empiece la misión propiamente dicha, tras comprobar exhaustivamente el funcionamiento de todos sus instrumentos.

La señal, que tarda 13,8 minutos en llegar a la Tierra a la velocidad de la luz, se transmite a través de los dos satélites de la NASA (Odyssey y MRO), en órbita de Marte, cuyas órbitas y antenas se han sincronizado perfectamente para la operación, una auténtica coreografía espacial en la que participa también el Mars Express de la Agencia Europea del Espacio (ESA).

Inmediatamente después de tocar el suelo el Curiosity, la Tierra se ocultó tras el horizonte en aquel lugar del cráter Gale, es decir, que el robot no está a la vista de su planeta de origen. En las próximas horas debe desplegarse la antena principal de la nave para establecer la comunicación directa. «

"mejor de lo que esperábamos"

Al ingeniero argentino Miguel Alejandro San Martín se lo vio exultante, en primer plano, abrazando a sus colegas que también festejaban el éxito, durante la transmisión en vivo que realizó la NASA, con más de 100 ingenieros, científicos y especialistas siguiendo los datos que recibían desde Marte.

"Estamos muy contentos, funcionó todo mejor de lo que esperábamos", reveló ayer en diálogo con Radio Continental, pocas horas después del exitoso "amartizaje".

Tal como se había planificado, la cápsula desplegó un enorme paracaídas cuando estaba a unos 11 mil metros de altura para frenar el descenso. A unos 20 metros del suelo, una grúa bajó el Curiosity, que desplegó sus ruedas e dio inicio a su aventura en el planeta rojo.

"Son varios pasos, se frena con la coraza térmica, luego lo frena un paracaídas, luego se desprende el vehículo con sistemas que lo frenan hasta el final y se termina bajando como una grúa con motores cohetes y sogas que lo posan sobre sus ruedas", relató San Martín. Consultado sobre los principales objetivos de la misión, el argentino comentó que "es un proceso que durará décadas. No es impensable que haya vida inteligente con tantos planetas y galaxias que hay, hablamos de ciencia seria".

durará un año marciano

"Amartizaje": la misión de ayer supuso el desafío de colocar sobre la superficie marciana un vehículo explorador tres veces más pesado y dos veces más grande que los utilizados en la misión Mars Exploration Rover, que amartizaron en el año 2004.
Instrumental: Curiosity lleva consigo intrumentos científicos más avanzados que los de cualquier otra misión dirigida a Marte. La comunidad internacional proporcionó algunos de ellos. Y la sonda se lanzó a través de un cohete Atlas V 541.
¿Vida marciana?: Curiosity tomará docenas de muestras de suelo y polvo rocoso marciano para su análisis. La misión durará un año marciano (1,88 años terrestres) e investigará la capacidad pasada y presente del planeta Marte para alojar vida.