22Noviembre2014

Grafología, los secretos de tu escritura

Alguna vez te has fijado en la letra de los demás? Es tan particular como una huella digital, ¿no es cierto? La caligrafía es tan importante y significativa que se le han dedicado siglos de análisis e interpretación. Más allá de las palabras, y gracias a la grafología, en los rasgos de la escritura se nos revelan la intimidad y la personalidad de quienes nos rodean.   
Para saber más al respecto, me acerqué al Doctor Javier Velasco, psicólogo de la UNAM, Maestro en Psicoterapia, grafólogo y experto en temas de Psicología Organizacional. Javier llegó a la grafología como mucha gente, por curiosidad, y desde su primer diplomado no ha dejado de estudiarla, pues la considera una gran herramienta de diagnóstico.

"Te puedes ahorrar cuatro o cinco años de terapia con un solo escrito. Parece algo mágico", afirma Javier, quien además de utilizar la grafología en terapia, da asesoría organizacional a empresas. En el proceso de contratación, los reclutadores piden a los postulantes que elaboren un escrito, se lo envían a Javier y él lo analiza minuciosamente. "Mediante la grafología puedes saber si la persona es mentirosa, deshonesta o diplomática; en la escritura no puedes ocultar nada", afirma.

Caligrafía transparente
En los distintos cursos que da Javier, han analizado la caligrafía de Hitler, Juan Pablo II, Isabel la Católica, el rey Fernando, la madre Teresa de Calcuta, entre otros. "Es impresionante cómo su escritura revela los rasgos de su personalidad; la caligrafía es su intimidad tangible, es un acto reflejo, es la manifestación más profunda del inconsciente porque se conecta todo, sentimiento, pensamiento, movimiento. Es más, ni siquiera la gente con desórdenes mentales severos puede dejar de expresar su verdadera personalidad", recalca el especialista.

Pero la grafología no es nada nuevo. Su estudio viene desde la antigüedad griega, hace más de 4000 años. "Platón decía que puedes conocer a alguien si estudias su escritura. Sin embargo, fue en la Edad Media cuando un monje francés comenzó a darle formalidad al estudio, analizó las inclinaciones de las letras y tipificó algunos rasgos", aclara Javier. A partir de dichos avances surgieron varias escuelas en Europa, en Argentina y, sobre todo, en España. "Se llegó a un método científico, riguroso y ordenado; se hizo un estudio profundo de la personalidad en comparación con la escritura. Hoy sabemos que cada personalidad escribe de manera distinta, y que la letra de una persona nos puede mostrar su complejidad como ser humano", concluye el especialista.

Hoy en día, la grafología es una herramienta en expansión. En el ámbito legal se usa para autentificar firmas y escritos, en terapia se usa para revelar algunas cuestiones del inconsciente que están demasiado escondidas, y en muchas empresas se usa como test psicométrico.

Uno se preguntaría si, así como se puede fingir experiencia en una entrevista de trabajo, con ciertos conocimientos de la grafología se pudieran fingir rasgos de personalidad. Javier responde un terminante NO: "Aunque estudies mucho y trates de fingir un perfil, no puedes, es un acto reflejo, los trazos vienen desde las profundidades del inconsciente". Y agrega: "Hay que tener bien claro que el análisis de un escrito no define a una persona como buena o mala, ni siquiera como buen ingeniero o mala contadora, simplemente se usa para diagnosticar si la personalidad del postulante coincide con el perfil del puesto. Se puede saber si la persona es bonachona, diplomática, abusiva con los subordinados, etc. Por ejemplo, si se requiere liderazgo, de empuje, y en la prueba sale que el postulante es un buen ejecutor y algo tímido, entonces no es apto para el puesto", explica Javier, quien añade que estos tests tienen un 90% de confiabilidad.

El método
Analizar un texto e interpretarlo es un ejercicio complejo que reúne muchos factores y sigue un método preciso. "La prueba más confiable se hace sobre papel blanco y con bolígrafo", advierte Javier, "los tres o cuatro primeros renglones de un escrito no se analizan, porque el cerebro apenas se está conectando. Después del quinto renglón, por lo general, ya aparecen tus rasgos de personalidad".

Con lupa y transportador, el grafólogo analiza la inclinación de las letras, los márgenes, la intención, la presión sobre el papel, los rasgos, la dirección del renglón, etc. "Tienes que ver el completo de la hoja (contexto gráfico), revisar si se repiten rasgos (más de cinco veces es algo concluyente, si no, se descartan) y cómo se combinan entre ellos", describe el terapeuta. "Aún cuando tengamos mucha práctica, tenemos que tener el manual junto a nosotros, hay muchas sutilezas que determinan si se trata de una personalidad y no de otra. Incluso, hay aspectos que no están en el texto pero que permiten hacer una interpretación más acertada, como el país, el año en el que fue escrito, la edad, si se trata de una carta, un apunte, un diario", aclara Javier.

Una vía de conocimiento
No es una exageración cuando decimos que la escritura de cada persona es tan particular como su huella digital. Javier lo confirma: "Hasta que estudias grafología te percatas de la gran cantidad de rasgos únicos que tiene la escritura, los ángulos, las curvas, letras abiertas, cerradas, etc. Con el paso del tiempo y las vueltas de la vida, hay caracteres que cambien un poco, pero la esencia de la escritura siempre es la misma".

La grafología, a pesar de su especialización, no es sólo para peritos, terapeutas o reclutadores. A una persona común y corriente también le puede traer muchos beneficios, "es una herramienta que te ayuda a entenderte a ti mismo a través de tu letra", dice Javier, "por ejemplo, si la ves que está un poco inclinada hacia abajo, quizás hay por ahí una depresión que no has reconocido; hay días en que mi letra se vuelve más angulosa o ejerzo mucha presión sobre el papel, entonces me doy cuenta de que traigo un enojo atorado".

Conocer a quienes te rodean a través de su caligrafía es otra de las aportaciones de la grafología. "Cuando analizas la carta del novio, de la mamá o del bisabuelo, descubres rasgos de su personalidad que ni ellos sabían de sí mismos. No hay engaño, todo está ahí. La grafología es una gran herramienta de autoconocimiento y de conocimiento de los demás", explica Javier.

Algunas claves
- La letra M te deja ver qué tan importante es el yo, la familia, las cuestiones sociales.
- La G es la letra de la sexualidad (no tiene que ver nada con el punto G, aunque curiosamente coincide). Por la forma de la G puedes saber si la persona está reprimida, si es muy activa, apasionada, si tiene sexo sólo por cumplir o si tiene problemas de identidad sexual, perversiones, etc.
- Cuando la O es muy redonda y destaca del resto de las grafías, puedes saber si la persona tiene complejo de gordo. El complejo de chaparro o bajito se encuentra en la letra I; lo tiene si la hace muy corta, muy bajita.
- Las conductas adictivas (drogas, alcohol) quedan manifiestas en la letra O (se ven dos puntitos) y en las letras que tienen jambas (trazos descendentes, como en la q, la g), las "patitas" se ven temblorosas.
- Si la letra tiende a inclinarse hacia arriba y va acompañada de terminaciones hacia la derecha, puede tratarse de alguien progresista y con cierto liderazgo. Si esto es exagerado, se trata de alguien "trepador" que pasa por encima de los demás. Cuando la escritura va hacia abajo, te habla de alguien depresivo o mentiroso.
- Los optimistas y la gente muy adaptable traza renglones sinuosos, los rutinarios hacen las letras siempre del mismo tamaño, la gente hábil para ejecutar y seguir esquemas, generalmente escribe todo con mayúsculas.
- Los rasgos filiformes (esa letra que se escurre o que parece hecha de hilitos), pueden revelar mentira, o bien, hablarte de una inteligencia muy penetrante y aguda.
- La firma revela lo que quieres que los demás vean de ti.
- Una buena interpretación se conforma del análisis minucioso de muchos rasgos (contexto), no sólo de una palabra o un grupo de letras sueltas.

Si quieres contactar al Dr. Javier Velasco, escríbele a Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

fuente: yahoo.com.ar