25Octubre2014

Vinos para el otoño

¿Hay un vino para cada estación? Juntamos a profesionales de la gastronomía y la sommelería para compartir tips ideales para el otoño. Mientras las hojas se pintan de amarillo, creamos ocasiones para que el vino continúe protagonizando los momentos de placer.

Cuando los días empiezan a refrescar y el sol sólo entibia, se imponen las reuniones en casa, con la familia o los amigos. Eso sí, el vino siempre presente, acompañando cada encuentro.

¿Cómo disfrutar a pleno esta época del año? Consultamos a María Laura Ortiz, la primera sommelier de Cuyo certificada por el organismo más importante a nivel mundial en la materia, la Corte de Master Sommelier: "ya no preferimos un vaso de agua helada, sino más bien un café o té caliente. Pasamos de las ensaladas a comidas que nos reconforten más, comidas elaboradas con toques caseros que se encarguen de brindarle a nuestro cuerpo la energía que necesita", asegura.

Vinos para cada estación

Y si pensamos qué vinos podrían combinar mejor con el clima otoñal, el sommerlier Luis Mantegini asegura que "son muchas las opciones de vinos con las que contamos los argentinos para disfrutar y, en esta variedad, hay vinos y comidas que combinan mejor acorde a las marcadas estaciones que tenemos en Mendoza". "No es descabellado pensar que tenemos vinos para cada estación del año. Y esto es una excelente excusa para seguir probando los miles de vinos que elabora nuestro país", comenta divertida María Laura Ortiz.

"Mi sugerencia es beber vinos, en horarios y días en los cuales yo se sientan ganas de hacerlo, más que en ocasiones especiales, es decir, disfrutar del vino cuando tengo ganas", agrega Luis Mantegini, fiel al principio de placer. "Pero sí hay algunas sugerencias. El otoño es la época de los vinos rosados, de los blancos con cierto tiempo en barricas, cremosos, untuosos, pero también con buena acidez; y los tintos con cierta potencia en su estructura, de buenos aromas, y de boca firme, con taninos y "cuerpo" intenso", asegura. María Laura coincide: "Las comidas de otoño nos piden otro tipo de maridajes, distintos a los del verano. Es la hora de beber vinos tintos ligeros y con cuerpo, vinos blancos de guarda, vinos dulces, tranquilos o espumantes".

Quien se suma a brindar consejos útiles para pasar el otoño junto a los mejores exponentes vitivinícolas, es el profesor e Ingeniero Agrónomo Jorge Nazrala: "creo que tanta generosidad que tiene nuestro otoño no se puede reducir a dos o tres vinos. Sin embargo, creo que sí tienen que tener madera. Con los ojos cerrados, recostados en 'un sueño amarillo' y haciendo 'un silencio de amigos', como dice nuestro Pocho Sosa, mientras ellos bailan en la copa escuchamos sus historias de viñas y barriles cuando desprenden esos aromitas de hojas secas de la chimenea humeante, los chocolates, las castañas, los dulces caseros recién hechos y el habano que en el patio fuma el abuelo", sostiene emulando a todo un poeta.

Dado que el vino es la Bebida Nacional, los argentinos sabemos que siempre hay una opción para diferentes momentos, bolsillos y gustos. Nuestros consejeros comparten aquí algunas sugerencias para los consumidores:

Luis Mantegini, creador de la web Cultura sommelier:

  • Una buena picada de quesos que puede combinar Gruyere, Tybo, Pategrás, : con un rosado Malbec.
  • Pollo al disco cocinado en "nuestro patio", con Chardonnay.
  • Mucho más económico que una paella: vino tinto Malbec combinado con rissotto de hongos. ¡Delicioso!
  • Y si gustan de algo más exclusivo: Espumante Extra Brut combinado con copa de langostinos frescos.

María Laura Ortiz, sommelier internacional, nos recomienda:

  • Tortilla de papas española con un hermoso Syrah del Galpón 2006 de Bodega Cecchin: ligero, simple y complejo a la vez, como la tortilla.
  • Un plato principal de cerdo relleno de damascos turcos, salvia y cardamomo con Catena Alta Cabernet Sauvignon 2008 de Catena Zapata: fresco, con notas frutales y un sutil aroma a pimiento verde y menta, con taninos redondos pero presentes para poder limpiar bien la boca luego de cada bocado.
  • De postre, brownie con helado chai (helado de crema americana con especias Chai) acompañado con un vino pasito, tardío, como Enamore 2007 de Bodega Renacer.

De experiencias se trata. Estas son sólo algunas recomendaciones para que la pasión y frescura que el vino aporta, hagan de este otoño una estación inolvidable. Como asegura Luis Mantegini "lo importante es saber disfrutar del vino, de la compañía, del momento, del lugar y de la comida en la estación adecuada, todo junto hace que se redondee una experiencia de vida maravillosa". ¡Salud y a disfrutar!

Fuente: Unbuenvinoblog.com