El vino también en la lucha contra el alzhéimer

El vino como aliado de la salud, un tema sobre el que ya he escrito mucho, y lo seguiré haciendo.

Recuerdo alguna vez en la que el jugador de baloncesto Sergio Llull reconocía abiertamente que durante la concentración que la selección de baloncesto mantenía en el Eurobasket 2009, los jugadores cenaban con una copita de vino (o dos). Con total naturalidad, el jugador quitaba “hierro” al asunto y transmitía de nuevo el mensaje de que el vino con moderación, no sólo no perjudica nuestra salud, sino que nos aporta importantes beneficios. 

Hoy quiero hacer eco de un estudio liderado por Cinta Valls-Pedret, de la Unidad de Lípidos del Hospital Clínic de Barcelona, forma parte de un ensayo clínico multicéntrico sobre los efectos preventivos de la dieta mediterránea en el que participan 7.447 sujetos de entre 55 y 80 años. Ha sido presentado recientemente por la prestigiosa revista Journal of Alzheimer Disease y en el que se evidencia que el consumo elevado de productos alimenticios ricos en polifenoles, reduce considerablemente el riesgo de contraer enfermedades neurodegenerativas, tales como el alzhéimer.

En el estudio se citan tres alimentos claves para el aporte extra de polifenoles, el aceite de oliva, las nueces y el propio vino y aconsejan un consumo diario de todos ellos. Concretamente para el vino, se recomienda el consumo de dos copas diarias en el caso del hombre y una copa diaria en el caso de la mujer.

Como conclusiones claras y concisas de cada uno de estos tres productos, se deduce que el consumo de aceite de oliva, en concreto el virgen, se asocia a mejores puntuaciones en pruebas de memoria verbal, la ingesta de nueces con mejor memoria de trabajo y el consumo moderado de vino con mejor función cognitiva global.

Ahora si me lo permiten, voy a mejorar mi función cognitiva global con una copita de vino... Salud!

Fuente: Saberdevino