25Julio2014

Biodinamia y enoturismo: un proyecto único

La primera viña de Mendoza que posee certificación biodinámica de sus viñedos, Finca Dinamia, presentó un nuevo y audaz proyecto: Mi Viña Bio. A través de este emprendimiento, sus miembros podrán participar de todas las etapas de la elaboración de los vinos cultivados con el método biodinámico.

Situada en una zona privilegiada de San Rafael, Finca Dinamia se rige con un concepto básico de la biodinamia: trabajar la tierra como un organismo vivo que, al igual que las plantas, los animales y el hombre, es influida por las fuerzas cósmicas de los astros y regida por los ciclos del sistema solar. El equipo de la finca, liderado por el enólogo Alejandro Bianchi, nieto de don Valentín Bianchi (fundador de la bodega homónima), comparte un espíritu de máximo respeto y cuidado de la tierra y sus frutos, y se identifica con la filosofía de la producción orgánica y el cultivo biodinámico.

La superficie total de la finca es de 25 hectáreas, de las cuales 14 se encuentran implantadas con vides de Malbec orgánico y biodinámico. El resto se destina a pasturas de animales y a los cultivos que conforman el organismo granja como un todo, controlado con técnicas que mantienen la fertilidad, la biodiversidad y el equilibrio del suelo. A partir de 2012, planean reestructurar el proyecto para ampliar la viña con variedades orgánicas no tradicionales, todo un desafío para una finca de estas características.

Gracias a la gran amplitud térmica y las escasas lluvias de esta zona sanrafaelina, Finca Dinamia está enclavada en un excelente sitio para el desarrollo de la actividad vitivinícola. Allí, los suelos son regados con agua proveniente del deshielo de la cordillera de los Andes y por medio de un sistema de riego gravitacional por turno del río Diamante.

En este marco se introdujo un nuevo emprendimiento que brinda a los amantes del vino la posibilidad de formar parte de esta viña orgánica y biodinámica: Mi Viña Bio. A través de un exclusivo programa, los enófilos pueden vivir la experiencia de participar del mundo natural de los vinos de alta gama elaborados siguiendo la filosofía de la vitivinicultura biodinámica. Abonando una cuota anual, los miembros de Finca Dinamia acceden a la posibilidad de colocar su nombre en una hilera de 30 plantas de uva Malbec que producen 72 botellas de vino al año y de personalizar 12 cajas del vino orgánico y biodinámico Buenalma, creado por los winemakers Alejandro Bianchi y Fabricio Orlando (ex director de Pulenta Estate). Asimismo, los participantes podrán formar parte de las actividades de vendimia, elaboración y degustación en un marco natural realmente privilegiado, al tiempo que cuentan con la opción de seguir diariamente desde sus casas los trabajos realizados sobre sus plantas a través de cámaras web. Un punto aparte en esta propuesta es el vino Buenalma. Se trata de un tinto sano, sin aditivos químicos, sabroso y de estructura intensa. Además, este Malbec se embotella sin filtrar –previa clarificación con el método artesanal que utiliza claras de huevo– tal como se producía esta noble bebida hace más de cien años. Según Alejandro Bianchi, "Los vinos biodinámicos son vinos que emocionan a causa de su carga energética, ya que trabajamos con energía cósmica. Además, organolépticamente, el sabor, el color, el aroma, la estructura y los antioxidantes se encuentran íntegramente exacerbados ya que lo que se mejora es la fruta y los vinos se elaboran a partir de vides de alta calidad en todos estos aspectos".

Con respecto al proyecto enoturístico, la membresía de Mi Viña Bio permitirá a los enófilos acceder a cuatro días de alojamiento en el lodge de Finca Dinamia, que terminará de construirse en la primavera de 2012. Con un club house y una casa de huéspedes cuyas habitaciones contarán con todas las comodidades para los miembros y vista a las montañas y los viñedos, este lodge se convertirá en el primer y exclusivo alojamiento situado entre viñas biodinámicas. Así, además de conocer y vivir la experiencia del viñedo y una elaboración de los vinos mucho más sana que la tradicional, los miembros de Mi Viña Bio podrán disfrutar de las diversas actividades que ofrecen tanto el proyecto como la localidad de San Rafael.

En fin; Finca Dinamia no sólo es uno de los pocos proyectos vinícolas del país que respetan la filosofía biodinámica, sino que es la primera viña de toda la provincia de Mendoza que posee certificación biodinámica de sus viñedos y, además, presenta un alojamiento entre ellos. Muchas son las razones para interiorizarse sobre este proyecto y animarse a participar en la elaboración de un vino que tiene mucho de singular.