24Octubre2014

Más que un Gran Dante, un gran Bonarda

En pocos años, la familia Squassini, propietaria de Dante Robino, de la mano de su equipo enológico liderado por Marcos Miguelez y asesorado por el Pulqui Rodríguez Villa, supo hacerse un lugar con sus vinos de alta gama. Así nacieron los varietales y, luego, el primer Gran Dante Malbec, allá por 2006. Pero hoy los flashes apuntan al Bonarda, un secreto bien guardado que en esa casa saben hacer y muy bien.

Por eso, utilizando uvas propias de sus viñedos de El Marcado, del este mendocino, precisamente de parrales antiguos en Santa Rosa, concibieron este flamante Gran Dante Bonarda 2009 ($180) que –sin querer– opacó un poco a su par Malbec 2009, también recién salido. Para honrar el nombre, Rodríguez Villa explicó que la Bonarda argentina en realidad es la Corbeaux francesa, a la que también se conoce como dulce negra, a la que él llama "la mulatona", en copas Se trata de un vino carnoso, muy prolijo y equilibrado, con buena presencia de fruta y madera y con un buen potencial. Una prueba más de que el Bonarda es cosa seria.